Home / latinoamerica / El referéndum plebiscitario en el Perú

El referéndum plebiscitario en el Perú

por Jorge Alberto Chávez Reyes #perú twitter@limagaynet #política

 

El domingo 9 de diciembre se realizó en Perú un referéndum para aprobar 4 reformas constitucionales:

  1. modificar la forma en la que se elige a los jueces y fiscales de todos los niveles,
  2. establecer limitaciones respecto del financiamiento de los partidos y campañas políticas  y la difusión de propaganda electoral solo a través del financiamiento público indirecto,
  3. establecer que los congresistas no pueden ser re-electos de manera inmediata,
  4. establecer un sistema bicameral, con un senado de 60 miembros y una cámara de diputados con  130 integrantes.

Como seguro ya saben, las 3 primeras reformas se aprobaron con más del 80% de votos y la cuarta fue rechazada con una votación igualmente amplia.

 

El referéndum como una forma de legitimar el gobierno de Vizcarra

El actual presidente peruano, Martin Vizcarra, llegó al poder en marzo de este año tras la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczinsky en medio de una crisis política causada por las revelaciones en torno a las coimas pagadas a políticos de alto nivel – entre ellos el propio Kuczinsky cuando fue ministro – por la empresa constructora brasileña Odebrecht para asegurarse obras durante todos los gobiernos peruanos a partir del 2001. A esto se sumó que desde julio de 2016 el Congreso, dominado por Fuerza Popular que tenía 73 congresistas de 130, se dedicó a obstruir la acción del gobierno censurando ministros, demorando la aprobación de leyes, bloqueando las políticas del gobierno en temas como la igualdad de género etc.

Cuando Vizcarra dio su primer discurso a  la nación, en el aniversario de la independencia (28 de julio) anunció que presentaría 4 reformas constitucionales para que sean aprobadas por vía del referéndum. Desde entonces se dedicó a promover el referéndum como la “solución” a (todos) los problemas del Perú, sobre todo, al de la corrupción.

Pero, como el congreso debía establecer el texto de las reformas mismas, cuando se presentaron para ser llevadas a referéndum, Vizcarra anunció que la ciudadanía debía rechazar la cuarta pues había sido “desnaturalizada” en el Congreso al hacer modificaciones que limitaban la capacidad presidencial de presentar una cuestión de confianza y disolver el congreso si era rechazada dos veces causando la caída del gabinete ministerial.

SI, SI, SI, NO  fue la consigna lanzada por el presidente.

En octubre pasado, la presidenta de Fuerza Popular fue encarcelada por haber recibido dinero de Odebrecht y no haberlo declarado. Junto a ella otros destacados líderes del partido también fueron a la cárcel.

De las reformas planteadas, aparte de las dos primeras, más bien técnicas y consideradas muy necesarias por todos dados los graves problemas de corrupción en el poder judicial y el escándalo Odebrecht, la que más sintonizaba con el pueblo, dado el desprestigio del congreso era la no reelección de congresistas. Esta reforma, a pesar de ser una propuesta bastante cuestionable desde el punto de vista de la teoría política y el derecho constitucional comparado, fue tomada como una revancha frente al Congreso y, en particular, como una manera de rechazar la acción del partido mayoritario.

La cuarta reforma, la de la bicameralidad contaba con apoyo de los especialistas en derecho constitucional  y también con bastante apoyo popular antes que el presidente hiciera notar la  “desnaturalización” que el Congreso hizo en la propuesta del ejecutivo. Ahora, no podrá haber dos cámaras en el congreso para las elecciones del 20121 ya que el artículo 43 de la Ley No 26300 sobre participación ciudadana, señala que una norma que fue rechazada a través de referéndum no puede volver a ser planteada sino hasta después de dos años de la consulta popular.

Al final el referéndum, más que buscar la reforma constitucional, se convirtió en una suerte de plebiscito para dar al gobierno de Vizcarra la legitimidad que no ganó en las urnas. Así lo dijo claramente en un  tuit el congresista Víctor Andrés García Belaunde de Acción Popular: “Vizcarra, con este resultado, obtuvo mayor legitimidad para su gobierno. Pero más que victoria, el gran derrotado es el Congreso y en especial la mayoría que lo gobierna. ¿Con qué respaldo político y autoridad moral continúa? Debemos autodisolvernos y llamar a nuevas elecciones”.




 

(10 de diciembre 2018)

©gaiaitalia.com 2018 | Jorge Álberto Chávez Reyes 2018 

 




 

 

 

 

Lascia un Commento

Il tuo indirizzo email non verrà pubblicato.I campi obbligatori sono evidenziati *

*